Gabriel Rydz, expareja de Ricardo Fort, habla de su relación con Tomás Holder: “Tiene un corazón enorme”

El empresario, que a finales de los años 80 había sido una pieza fundamental en la vida del chocolatero, hoy se muestra muy cercano al ex Gran Hermano.

Gabriel Rydz era socio de Ricardo FortGabriel Rydz era socio de Ricardo Fort

Allá por 1989, cuando apenas tenía 20 años, ricardo fuerte reunió gabriel rydz y me enamoré de él. En ese momento, el chocolatero soñaba con una carrera artística que, por distintas circunstancias, sentía que no podía desarrollar en Argentina. Y este empresario afincado en Estados Unidos se ofreció a acompañarle a Los Ángeles para empezar una nueva vida siguiendo los latidos de su corazón. La relación duró poco más de un año y medio, tras lo cual El Comandante se radicó en Miami. Sin embargo, el cariño entre ellos se mantuvo intacto y, tras la marcha del mediático, continuó en sus hijos. Felipe y martita. Pero hace unos días, mientras visitaba nuestro país, este hombre dedicado al sector inmobiliario se sorprendió junto con Tomás Titular, ex participante de Hermano mayor y futuro miembro de bailando 2023. Y esto dio lugar a todo tipo de especulaciones, por lo que decidió romper el silencio con Teleshow.

Te puede interesar: Pasó en TV: el intenso cruce entre JxC y Milei, el golazo de Messi y cómo está la salud de Luis Miguel

—¿Cómo y cuándo conociste a Fort?

—Fue a finales de los años 80, cuando la empresa norteamericana donde trabajaba me envió a Argentina a desarrollar un proyecto de importación y exportación, para lo cual tuve que abrir oficinas aquí. En esa época iba y venía de Buenos Aires a Los Ángeles. Y, en uno de esos viajes, conocí a Ricardo en el consultorio de un médico. Me habían roto la nariz a consecuencia de un accidente y allí la encontré, en la sala de espera. Luego empezamos a hablar, le dije que vivía en Estados Unidos, luego fuimos a cenar y así iniciamos nuestra relación. Vi su interés en salir del país y conocer otros lugares, así que lo invité a ir conmigo y vivimos juntos aproximadamente un año y siete meses.

—¿Qué significó usted en la vida de Ricardo?

—Creo, porque recuerdo que lo mencionó en su diario y se vio en la serie El Comandante, que yo fui su pasaporte a la libertad. La su madre, Marta Campa, al principio no quería que se fuera del país. Así que le costó mucho convencerla, hasta que ella aceptó. Y Ricardo pisó por primera vez Estados Unidos conmigo. Allí vio un mundo diferente, porque en aquella época había muchas restricciones en Argentina respecto al tema de la homosexualidad. Y para mí también fue una pieza importante. Porque ambos aprendimos muchas cosas durante los veintitantos años que tuvimos la suerte de estar juntos y disfrutar el uno del otro, en la primera etapa conviviendo y luego como amigos y confidentes.

Gabriel Rydz con Gustavo Martínez y Ricardo FortGabriel Rydz con Gustavo Martínez y Ricardo Fort

—¿Por qué se separó la pareja?

—Por cuestiones de vida…Éramos dos jóvenes, con objetivos quizás diferentes. Él estaba muy centrado en el espectáculo y yo muy centrado en el mundo empresarial. Y teníamos dos personajes fuertes, así que chocamos mucho. Pero no es que terminó, la pareja se peleó y no nos volvimos a ver. La relación continuó y hablé con él hasta veinte días antes de su muerte. El nuestro era un vínculo real. Porque tenía un séquito de gente muy grande, pero nos entendíamos con la mirada. Y muchas veces tuve la oportunidad de asesorarlo a pedido suyo. Evidentemente no me escuchaba en absoluto porque tenía un temperamento muy fuerte y era un poco caprichoso. Pero, por suerte, tuve el privilegio de estar a su lado durante mucho tiempo.

—¿Qué relación tiene con los hijos de Fort?

—Es un vínculo para toda la vida, porque los conozco desde antes de que nacieran gracias a una ecografía. Recuerdo haber traído un moisés y otro Ricardo a Argentina, cuando vinimos con los bebés. La familia nos esperaba en Ezeiza. Y se generó una relación muy linda. Tengo una relación muy particular con Felipe, un poco paternalista, y soy yo quien intenta orientarlo en algunos negocios en los que manifiesta interés y en los que quiere abrirse camino más allá de la fábrica de chocolate. Tiene una gran capacidad para conectarse con la gente y tiene muchos intereses como bienes raíces y automóviles, entre muchos otros. Le encantan los viajes culturales y es una persona muy especial. A sus 21 años es un chico muy sano que en lugar de ir a bailar a discotecas va a ver museos o bibliotecas. Y me gusta acompañarlo, así que en la medida que él me lo permita seguiré a su lado intentando guiarlo.

Martita y Felipe Fort con Gabriel RydzMartita y Felipe Fort con Gabriel Rydz

—¿Cómo conociste a Tomás Holder?

—Fue hace unas semanas, cuando llegué a la Argentina. Veo que hay una persona que me empieza a seguir en Instagram y le gusto. Y me llamó la atención que tenía un millón de seguidores y seguía solo a 124 personas. Dije: “¿Quién es este personaje?” Luego comencé a enviarle mensajes de texto y al mismo tiempo comencé a mirar su feed y me di cuenta de que era alguien que conocía. Me dice que había estado en Gran Hermano y le explico que, como vive en Estados Unidos, no la había visto. Le hizo gracia cuando le dije que el único que había identificado era un hombre calvo que llevaba un pañuelo en la cabeza y se llamaba Alfa. Creo que me contactó porque había visto la serie de Ricardo en la que yo daba mi testimonio. El caso es que empezamos a charlar y generamos muy buena vibra. Entonces lo invité a almorzar.

“Te han comparado con Fort, ¿crees que tienes algo de él?”

—Creo que lo único parecido es el mentón, la mandíbula. Porque por lo demás son dos personas que no son nada comparables. Sí me di cuenta que era una persona conocida como Ricardo por la cantidad de personas que se le acercaron cuando fuimos a almorzar por primera vez. De hecho, me acompañó a una convención de Bienes Raíces en un hotel de Puerto Madero y lo abrumaron con pedidos de fotos. Entonces lo busqué en Google y vi que lo habían llamado homofóbico y agresivo, pero cuando lo conocí descubrí que no era cierto. Él es muy sensible. Y nos enganchamos, yo como una especie de guía porque le viene muy bien hablar conmigo. Luego empezó a pedirme que lo acompañara a los shows previos a su debut en Bailando para asesorarlo porque suele ponerse muy ansioso. Es un tipo con muchas fortalezas y debilidades también. Y mi idea es ayudarlo a lograr sus objetivos, plantearse nuevos retos y hacer cambios porque solo tiene 21 años. Parece Ironman pero todavía es un niño. Y tiene derecho a cometer errores como todos los demás en la vida.

Gabriel Rydz y Tomás HolderGabriel Rydz y Tomás Holder

—Se especuló sobre una posible relación sentimental entre ustedes, ¿qué hay de cierto en eso?

—Nada, nos une una amistad reciente pero súper intensa. En el que soy para él como un coach de vida, según me dijo, pero también aprendo. Porque estar con una persona joven me permite actualizarme, actualizarme. Y Tomás me parece que hace tiempo que tiene un corazón enorme. Por eso quiero apoyarlo y ayudarlo a lograr sus objetivos, siempre que él me lo permita.

—¿Crees que tienes las condiciones para estar en los medios?

—No tengo experiencia en este campo, más allá de haber compartido tantos años con Ricardo. Pero a Tomás lo veo en la industria del entretenimiento, sin duda. Todo depende de él, hasta qué punto quiere aprender y dejarse guiar. Lo importante es que tenga las ganas y la necesidad de vivir bien y los medios son su oportunidad para lograrlo. Veo en él muchas posibilidades porque tiene actitud, inteligencia y capacidad, que es lo más fundamental.

—Dada la experiencia de Ricardo, con una carrera vertiginosa, ¿qué le aconsejarías a Tomás?

—Que siga por el camino de la humildad y la honestidad, que se rodee de buenas personas que aporten valores añadidos a su vida y que persevere. Quiero que comprenda que la suma de los fracasos es lo que muchas veces lleva al éxito.

Tomás HolderGabriel RydzRicardo Fuerte

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment