Murió Christian Kupchik, un querido miembro de la familia literaria argentina

Christian Kupchik falleció el viernes 22 de septiembre de 2023 (Foto: Matías Moyano/cortesía prensa FED)Christian Kupchik falleció el viernes 22 de septiembre de 2023 (Foto: Matías Moyano/cortesía prensa FED)

Hay mucha gente que hace literatura, pero no hay tanta gente que hace literatura: los que la alimentan, la sostienen, la renuevan. En Argentina, y probablemente en todos los países pasó lo mismo, los hacedores de literatura tienen nombre propio. Christian Kupchik es—lo correcto sería decir “fue”, pero al menos en este primer párrafo mantengamos el presente—uno de ellos.

JORGE LUIS BORGES.  (Foto: EFE)Quizás te interese: ¿Cómo era Borges? Su novia izquierdista y un gran amigo lo contó en dos libros imprescindibles

Periodista, escritor, editor, traductor, es probable que prefiriera presentarse como un lector. un lector sencilloque, como sabemos, no es una figura ingenua ni simple, sino que es la figura que da sentido a la escritura. Christian Kupchikno sin cierta injusticia, no tuvo el reconocimiento popular que merecía su literatura pero sí se ganó el prestigio de sus pares. Fue generoso al compartir ideas y sugerencias, fue generoso al apoyar a los demás y fue generoso, sobre todo, con los nuevos escritores. Una generosidad, sin embargo, que no implicó perder el rigor en las lecturas. No se impuso el papel de maestro, sino el de lector. Y fue un lector eficaz que supo cómo mejorar el texto.

Vivió en París, Barcelona, ​​Estocolmo y Montevideo; se convirtió en un experto en literatura de viajes. Dirigió la colección “Planeta Nómade” y compiló varios libros sobre el tema: El camino de las damas, En busca de Catay, La ruta argentina, Las huellas del río. Dirigió una revista de “literatura geográfica”, Siwa. Era un erudito que no necesitaba dar señales de su conocimiento.

Una de las novelas de Tove Jansson traducida por Christian Kupchik para la editorial Compañía Naviera Una de las novelas de Tove Jansson traducida por Christian Kupchik para la editorial Compañía Naviera

Podía mantener una conversación a tantos niveles que además de escribir poesía, cuentos y un ensayo sobre Emmanuel SueciaborgDe vez en cuando se daba placeres inesperados, como redactar un libro con historias de tenis e incluirlo en la selección. Bioy Casares, Guillermo Somerset Maughamel poeta mexicano Fabio Morabito, Updike y Guillermo Martínez, entre otros. Ese libro, de hecho, fue presentado con un partido de tenis entre Martínez y Quique Cano, un histórico tenista que disputó la Copa Davis. Christian era un conversador incansable. Tenía un montón de anécdotas con escritores y músicos que nunca mejoraba cuando las contaba, por lo que seguramente eran ciertas.

Le puede interesar: Matilde Alba Swann, la poeta defensora de la justicia que deleitó a Jorge Luis Borges

De sus años en la península escandinava había adoptado el sueco casi como si fuera su segunda lengua, pero, debido a su facilidad para los idiomas, dominaba el noruego, el francés, el inglés y el portugués. Tradujo a Ibsen (Cuando nos despertemos muertos), a Balzac (La búsqueda de lo absoluto), a Fernando Pessoa (35 sonetos ingleses). Hubo un Filba en el que participaron dos escritores noruegos y él, que los había visto bebiendo un rato antes, subió al escenario con la certeza de que iba a ser traductor y domador de leones en vivo. Lo hizo con gracia y elegancia envidiables.

En los últimos años tradujo para Compañía Naviera la obra del finlandés Tove Jansson. Como era más dado al estilo barroco, en cada libro hubo una negociación continua con los editores para que no se perdiera la sequedad de la prosa de Jansson. cristiano traducido el libro de verano, Juego limpio, La increíble verdad y el mes que viene se estrenará su último trabajo La hija del escultor..

Christian Kupchik, premiado en la FED 2022 (Foto: Matías Moyano / cortesía prensa FED)Christian Kupchik, premiado en la FED 2022 (Foto: Matías Moyano / cortesía prensa FED)

En 2016 fundó junto con Jorge Consiglio Editorial Leteo. Un “río-editorial que nos protege de las raíces de lo efímero”. Leteo, que siempre se caracterizó por perseguir la calidad antes que la calidad, fue –es– la casa de la narrativa de Valeria Tentoni, Natalia Gelós, pedroreyy también voces del extranjero como Hjalmar Söderberg (tu libro Doctor Glas incluye un prólogo Margarita Atwood). El año pasado, en el marco de la Feria de Editores Independientes, Christian recibió el premio a la trayectoria editorial.

“Cuando parecía que el invierno había terminado / morderse las uñas, / te despertaste de repente”, dice en el poema. “espejo negro”. Christian falleció hoy, hace unas horas, después de varios meses de luchar contra una enfermedad que había pasado factura a su organismo. La noticia corrió con rapidez y tristeza entre quienes lo conocimos. Christian venció al invierno y a la nieve en ese poema, pero, espinetteano como era, seguro que al otro lado del río sabe que los que nos despedimos sólo pensamos en el calor que hará sin él en verano.

Christian KupchikLiteratura argentina

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment