Felipe González y José María Aznar, dos líderes desiguales que nunca dejarán de tener voz

A un lado de la imagen, Pedro Sánchez y Felipe González: al otro, Alberto Núñez Feijóo y José María Aznar.  (Prensa Europa)A un lado de la imagen, Pedro Sánchez y Felipe González: al otro, Alberto Núñez Feijóo y José María Aznar. (Prensa Europa)

Cualquier momento pasado no siempre fue mejor. Los liderazgos en los partidos cambian, pero las siglas permanecen, aunque estas también pueden desvanecerse con la salida de sus máximos representantes. Esta última premisa no se ha cumplido en los dos principales partidos nacionales, PSOE y PP, ya que ambos han sobrevivido y han superado la marcha de quienes un día los llevaron a lo más alto.

Felipe González (81 años) y José María Aznar (70 años) tienen actualmente dos liderazgos desiguales en el PSOE y PP, respectivamente, aunque hay una cosa que les une: no dejarán de tener voz y no pasarán desapercibidos. . La historia y los sentimientos de quienes alguna vez votaron por ellos no lo permitirán mientras sigan con vida. Sin embargo, esto no significa que sus planteamientos, aunque respetados, no sean cuestionados en sus formaciones políticas, especialmente en lo que respecta a las primeras.

Le puede interesar: Pedro Sánchez engrasa una mayoría plurinacional decisiva para su investidura ante la oportunidad de Feijóo

Con las negociaciones para la formación de un nuevo gobierno después del 23 de julio, ambos pesos pesados ​​han subido el tono en las últimas semanas para influir, en un caso, y molestar, en otro. Aznar y el actual presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, intentará hacer gala de unidad este domingo de cara a la investidura del líder popular de la próxima semana, abocada al fracaso. Por su parte, González mostró esta semana la distancia que le separa del secretario general del PSOE. Pedro Sánchezllamado a revalidar el gobierno de coalición con los votos de una mayoría plurinacional.

Felipe González, arma arrojadiza de derecha

González consiguió traer a la Moncloa un partido que sobrevivió clandestinamente al franquismo, siendo presidente del Gobierno de 1982 a 1996. El exsecretario general del PSOE (1974-1997) se incorporó al partido fundado por Pablo Iglesias en 1964 y aún conserva su tarjeta, pero en las últimas elecciones le “costó” votar al PSOE más que en otras ocasiones.

Te puede interesar: Pedro Sánchez responde a las críticas de Felipe González y Alfonso Guerra señalando al PP

Durante las campañas del 28-M y 23-J estuvo ausente, situación que contrastó con la fuerte presencia de otra figura importante del partido, José Luis Rodríguez Zapatero., también exsecretario general (2000-2012) y expresidente del Gobierno durante dos mandatos (2004-2011). Sin embargo, Sánchez no dejó de evocar a González, cuya última victoria hace 30 años sirvió de faro para la remontada pese a que el expresidente no pidió el voto para él.

Felipe González y Pedro Sánchez en la sede del PSOE en 2015. (Europa Press)Felipe González y Pedro Sánchez en la sede del PSOE en 2015. (Europa Press)

Felipe González ha alzado la voz contra prácticamente todas las decisiones arriesgadas de Sánchez que, pese a todo, No le han restado en las urnas. El expresidente ha sido la punta de lanza de esa vieja guardia que ha rechazado la coalición con Unidas Podemos, los pactos con ERC y EH Bildu en el Congreso, los indultos a los presos del procés catalán y la derogación del delito de sedición.

Ante la posibilidad de un acuerdo con Junts, el partido de Carles Puigdemont, sobre una posible ley de amnistía para los procesados ​​por el referéndum del 1-O, González ha “recuperado la voz”, como irónicamente desde la dirección del Ejecutivo, para instar a Sánchez a decir ” claramente que en el marco de la constitución ni la amnistía ni la autodeterminación son posibles”.

Le puede interesar: Alfonso Guerra y Felipe González, juntos 30 años después: “La amnistía es una humillación deliberada a la generación de la Transición”

Además de reaparecer en los medios, González protagonizó el pasado miércoles un evento junto a su excompañero político, Alfonso Guerra, para atacar la amnistía y defender la gran coalición (un pacto entre PSOE y PP), su principal nostalgia. Sus reflexiones y críticas nunca pasan desapercibidas en las filas del PSOE “ahora”, pero tras este suceso, varios dirigentes han manifestado públicamente su descontento con unas palabras “desfasadas”, según valoró el ministro de Cultura en funciones y presidente del PSC. Michael Iceta.

‘Dos viejas guardias paralelas’ en el PSOE

En Ferraz evitan echar más leña al fuego y desprestigiar la utilización por parte de la derecha del PP de González como arma arrojadiza, comparando las críticas actuales al Gobierno de Sánchez con las que un día recibieron del mismo Felipe González y el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero. por intentar “transformar” tanto el partido como el país. El propio secretario general del PSOE dirigió el foco hacia los de Feijóo por hablar de González, Guerra o Emiliano García-Page como “buenos” o “auténticos socialistas”.

La posibilidad de acordar una ley de amnistía no sólo ha despertado recelos por parte de los críticos habituales, ya que estas advertencias contra la medida de gracia han llegado desde otros sectores habitualmente al margen, como Ramón Jáuregui. Pero no toda la vieja guardia del partido ha apoyado los pasos de González. Hace poco más de dos meses, Líderes históricos del PSOE andaluz Lanzaron un manifiesto en defensa de Pedro Sánchez, entre el que se encontraban figuras cercanas al exlíder sevillano y que participaron en la mítica foto del “clan de tortillas” allá por los años 80, como Carmen Hermosín, Isabel Pozuelo, José Manuel Amores, Luis Yáñez o Pablo Juliá.

Precisamente, estos dos últimos han opinado estos días contra las acciones lideradas por González y Guerra. “Conozco a Felipe y Alfonso mejor que nadie, desde hace 60 años. Y creo que lo que tienen es un ataque de celos tremendo con Pedro Sánchez porque no les llama ni les consulta. A los 80 años no se puede estar condicionando la política de las nuevas generaciones”, afirmó. Luis Yáñez en El País. Por su parte, pablojulia Señaló en Facebook que “Felipe debería salir de ese rincón que está aprovechando la derecha. Creo que muchos estamos de acuerdo en que gobierna el PSOE, pero hay que respetar los fundamentos de la democracia y no se puede tolerar el chantaje, sino con la derecha, ni siquiera en misa”.

José María Aznar, la llama que enciende en la izquierda

En el PP, sin embargo, Ningún dirigente se atreve a desafiar o cuestionar públicamente a José María Aznar. Lo llamativo es que en el partido conservador su figura no es tan elogiada como en el PSOE con Felipe González, pero sigue siendo un invitado estrella en los actos más importantes del partido protagonizado por su actual líder. Alberto Núñez Feijóo.

Este domingo se repetirá una foto habitual entre ambos, ya que Aznar asistirá al acto del PP contra la amnistía, que tendrá lugar en Madrid y sólo tres días antes de la investidura de Feijóo. La intrahistoria de este suceso sirve para ilustrar que, más allá de aparecer en la foto, el peso del actual presidente de la Fundación FAES en el partido que presidió entre 1990 y 2004 sigue vigente.

Alberto Núñez Feijóo y José María Aznar, este viernes en la clausura del Campus FAES 2023.  (Jesús Hellín/Europa Press)Alberto Núñez Feijóo y José María Aznar, este viernes en la clausura del Campus FAES 2023. (Jesús Hellín/Europa Press)

La victoria de Aznar en 1996 puso fin a 14 años de felipismo, pero conviene recordar que llegó a Moncloa gracias al Pacto Majestuoso firmó con CiU de Jordi Pujol, un espacio ideológico en el que los hombres de Carles Puigdemont pescaban votos tras su desaparición. Pese a éste y otros acuerdos con fuerzas nacionalistas, Aznar volvió a tomar el pulso para alentar una “lucha democrática” contra la amnistía: “Hay que decir ‘basta’ a la destrucción programada de la nación”.

Dicho y hecho. Génova dio un paso al frente y en menos de 24 horas anunció un “gran acto” en Madrid para este 24 de septiembre contra esta medida, con la que el líder del PP pretende llegar reforzado a su investidura abocada al fracaso desde que quedó marcada en rojo en el calendario. Sin embargo, el cambio de planes en la dirección popular tras las palabras de Aznar (inicialmente, el acto estaba pensado para encumbrar a Feijóo, no para protestar contra un posible nuevo gobierno de Sánchez), desató críticas en la izquierda, que cuestionaron el liderazgo del presidente de el PP.

El propio Sánchez deshonró a Feijóo que “por instrucciones del Sr. aznarse manifestará “contra la investidura socialista gritando que España se rompe“, aunque su proceso de investidura sigue vigente, mientras que las palabras de Aznar fueron calificadas por el Ejecutivo en funciones de “golpistas”, entre otros adjetivos. El exlíder popular representa la parte más radical del partido, ejerciendo de contrapeso ideológico de un Feijóo (antes les pasó a Pablo Casado y Mariano Rajoy) vestido de moderación (en entredicho tras avalar decenas de pactos de gobierno con Vox).

El expresidente Aznar, calificado como el presidente de la guerra, es la mecha que enciende la izquierda y la une; a diferencia de González, que sirve de oxígeno a la derecha frente al PSOE “de ahora” que tanto incomoda a su vieja guardia.

Felipe GonzálezPedro SánchezJosé María AznarAlberto Núñez FeijóoPSOEPPPolítica EspañaEspaña-NacionalNoticias De España

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment