Calviño asegura que ya se han acordado el 70% de las nuevas reglas fiscales y pide iniciar la fase de negociación política

La vicepresidenta primera y ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en una imagen de archivo.  (EFE/Pablo Garrigos)La vicepresidenta primera y ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en una imagen de archivo. (EFE/Pablo Garrigos)

La reunión informal de Ministros de Economía y Hacienda de los países de la UE (ECOFIN) celebra este sábado su última jornada en Santiago de Compostela, que marcará el inicio de las negociaciones políticas para acordar un nuevo marco de gobernanza fiscal a nivel comunitario. Según la vicepresidenta primera y ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, los trabajos técnicos realizados durante los meses de verano han permitido el cierre de la 70% del texto del nuevo reglamento, aunque esta es solo la parte tecnica lo que plantea menores diferencias entre países.

“Lo que vamos a proponer a los ministros es pasar a la fase de negociación política (…) vamos a proponer una calendario ambicioso para que podamos tener el marco aprobado a finales de año y las nuevas normas aplicar a partir de enero de 2024”, explicó Calviño en declaraciones a los medios antes de iniciar las sesiones del ECOFIN.

Le puede interesar: El Gobierno promete a Bruselas bajar el déficit más rápido, hasta el 3% en 2024, para evitar multas

Las reuniones formales de este sábado se dividen en dos partes, una sobre la articulación de la política fiscal y monetaria y otra sobre la autonomía estratégica de la UE y cómo incorporar la situación geopolítica actual en las políticas económicas de los 27. Será en la primera reunión donde se debatirá cómo equilibrar los dos objetivos clave: reducir ratios de deuda pública de manera gradual y sostenida en el tiempo, mientras se lleva a cabo la inversiones necesarios para la transformación digital y la transición verde y los intentos de mantener el crecimiento económico.

Paralelamente a las negociaciones ECOFIN, algunos ministros de política social (liderados por España y Bélgica) están intentando flexibilizar los objetivos de reducción de deuda en los países que llevan a cabo una serie de inversiones en políticas sociales marcadas como prioritarias para tener un retorno positivo para la sociedad y la economía.

Le puede interesar: España apuesta por suavizar los objetivos de reducción de deuda a nivel europeo para priorizar la inversión social

Fuentes del Ministerio de Economía explican que la intención de España como responsable de la presidencia del Consejo de la UE es que tras la reunión informal de este sábado se agilice el proceso de negociación de las nuevas reglas fiscales y en el ECOFIN formal en Luxemburgo del 17 de octubre, un borrador de compromiso.

Las anteriores reglas fiscales están suspendidas desde 2020 por la llegada de la pandemia, que requirió llevar a cabo una política de gasto expansiva para intentar evitar la destrucción del tejido productivo y un aumento de la pobreza. Su principal referente fue reducción anual del déficit estructural en un 0,5% del PIB, en promedio, y que cada país alcanzara niveles máximos de déficit del 3% del PIB y del 60% del PIB en el caso de la deuda.

Según la propuesta de primavera de la Comisión Europea, estos criterios generales se mantendrán, pero con sendas de cuatro o siete años ajustadas a la situación de cada país y estuve de acuerdo con ellos, centrando las partes más rígidas en planes de reducción gradual y sostenida de la deuda cada año.

Recomendación específica para España

Los tiempos son ajustados y podría ocurrir que cuando finalice la presidencia española de turno, en diciembre, no se haya podido acordar un nuevo marco. El último bloques de postura Conocido es que Alemania pide una política fiscal restrictiva, mientras que otros países como España y Francia quieren que el parámetro de deuda del 60% no sea ni el único ni el principal.

Por el momento, los Estados miembros que elaboren sus presupuestos para 2024 deben atenerse a los recomendaciones específicas para cada país que la Comisión Europea publicó en el paquete de primavera. Las directrices enviadas a España tras analizar su Plan de Estabilidad se reducen a establecer un límite de crecimiento del gasto primario neto 2,6% para 2024. Un objetivo que parece alcanzable teniendo en cuenta que la propia comisión estima un crecimiento de sólo el 1,4%.

Aunque España cumple a priori con el límite de crecimiento del gasto primario, otras condiciones de las reglas fiscales podría terminar forzando ajustes, ya sea por el lado de los ingresos o de los gastos. En concreto, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) indicó en su análisis del Plan de Estabilidad que el próximo gobierno tendrá que realizar un ajuste fiscal de hasta 30.640 millones de euros entre 2024 y 2027 para cumplir con una senda continua de caída. de deuda en los próximos 15 años incluso en escenarios adversos.

Nadia CalviñoComisión EuropeaDéficitDeuda PúblicaEspaña-EconomíaNoticias España

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment