1Évole destapa el cinismo de Josu Ternera y ETA en su documental que presenta en el Festival de San Sebastián: “Matar no es un placer para nadie”

Tráiler de ‘No me llames Ternera’, el documental-entrevista de Jordi Évole a Josu Urrutikoetxea, disponible en Netflix a partir del 15 de diciembre

“Matar no es un placer para nadie”, dice Josu Urrutikoetxea a Jordi Évole a lo largo del documental en el que el periodista entrevista al exlíder de la banda terrorista ETA. Sin embargo, fue uno de los brazos ejecutivos del aparato político y militar de la organización y uno de sus máximos dirigentes.

Don’t Call Me Ternera se ha convertido en la gran protagonista de la primera jornada del Festival de San Sebastián, generando un buen número de controversias sobre si era pertinente o no darle voz a un asesino que pudiera blanquear el discurso de la violencia.

Le puede interesar: Las frases más polémicas de Josu Ternera en el documental de Jordi Évole: “El atentado del Hipercor fue culpa del Gobierno por no cumplir su papel y desocupar cuando se lo dijeron”

Nada más lejos de la realidad. Évole pone contra las cuerdas a Urrutikoetxea poniendo de relieve todas las inconsistencias en las que cae su discurso, así como evidenciando la escasez de un discurso pobre a nivel ideológico e intelectual y lleno de contradicciones.

Víctimas y verdugos

El documental comienza con la aparición de Francisco Ruiz, víctima del terrorismo en un atentado que acabó con la vida del alcalde de Galdako, Víctor Legorburu, en 1976 y en el que recibió 12 disparos. A continuación, se entrevista a Josu Urrutikoetxea, quien admite haber sido uno de los autores de aquella acción que nunca le había sido atribuida. Ese es uno de los golpes que sirven para introducirnos en la historia, es decir, en la historia de España, en la aparición de ETA y en el repaso de la implicación de Ternera dentro de la banda armada.

Le puede interesar: Josu Ternera critica el resultado de su documental con Jordi Évole: “Le falta contexto, han hecho lo que querían”

Évole se encarga de nombrar cada uno de los grandes momentos que atravesó la organización, haciendo hincapié en los ataques más sanguinarios, desde la dictadura franquista hasta la democracia, pasando por los años de liderazgo y los distintos gobiernos. Así, el recorrido comienza con el asesinato de Carrero Blanco, en el que Ternera participó mediante el robo de explosivos, hasta la masacre de Hipercor o el cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, donde en ambos casos la mitad de las víctimas eran menores. viejo. “¿Consideras que Hipercor es un error?” pregunta Évole. “El Gobierno tuvo la culpa de no evacuar. ETA no cometió terrorismo, el objetivo era causar daños materiales”.

Ternera no encuentra en ningún momento argumento a su discurso, como si todo lo sucedido a lo largo de los casi 50 años en los que perteneció como miembro activo de la lucha armada de la izquierda abertzale no estuviera con él. “Soy una persona normal, como cualquier otra, con sus convicciones políticas, sociales y culturales”. “Ni tú ni nadie me habrá oído decir que matar está bien”, son algunas de las perlas que suelta.

Inconsistencias en el habla.

En varios momentos, Évole intenta comparar la terrorismo yihadista con el de ETA y de nuevo el justificaciones y excusas. Ternera asegura que no tienen nada que ver entre sí, que no se justifica que ningún ciudadano sea un objetivo. El periodista contraataca con todas las víctimas temporales que provoca el conflicto vasco. Unos matan en nombre de Dios, otros en nombre del país. ¿No es lo mismo? “Una cosa son las creencias y otra la religión, yo creo en la naturaleza y en el ser humano”, responde Urrutikoetxea. No puede defender nada, pero de alguna manera intenta excusarlo todo con vaguedades.

Quizás te interese: Dónde se estrenará ‘La sociedad de la nieve’, la película española que representará a España en los Oscar

ETA no tiene nada que decir sobre el secuestro de ortega laray sobre el asesinato de Miguel Ángel Blanco. “No puedo meterme en la cabeza de quienes tomaron esas decisiones”. Sin embargo, asegura que fue el primero en tomar medidas para detener la lucha armada, algo que contradice lo sucedido con su pareja. Yo siquien fue asesinado por la pandilla por intentar llegar a un acuerdo con el Ministerio del Interior.

El documental firmado por Jordi Évole y Màrius Sánchez ha generado presión política en los últimos días antes de poder ser visto y analizado, utilizándolo como arma por parte de grupos de ultraderecha para desacreditar un trabajo meramente periodístico y que, además, se encarga de destapar todo contradicciones del discurso histórico en el que se basó la ideología de la banda.

“¿Crees que todo esto ha tenido algún sentido?” Ni siquiera Ternera sabe responder a esta pregunta, consciente de que sería admitir que su vida ha sido un fracaso, como también todo el periplo de ETA.

Cine EspañaNetflixDocumentalesETAFestival de San SebastiánEspaña-CulturaNoticias de España

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment