Nació en España, juega en el Barcelona y Pablo Aimar lo eligió para la Selección Sub 15 que se prepara para el Campeonato Sudamericano. Hijo de un matrimonio santafesino radicado en la Península Ibérica en 1999, Nicolás Marcipar se destacó como lateral izquierdo y segundo marcador central. No es la primera vez que pisa el predio de Ezeiza, casa de los campeones del mundo.

Marcipar entrevistado después de un partido.  Desde pequeños, los jugadores del Barcelona se forman en todos los ámbitos con una visión integralMarcipar entrevistado después de un partido. Desde pequeños, los jugadores del Barcelona se forman en todos los ámbitos con una visión integral

Mateo Sciancalepore (delantero del Espanyol de Barcelona) y Felipe Rodríguez-Gentile (Felipinho, nacido en Brasil, la gran promesa del Preston, de la Segunda División de Inglaterra), en la Sub 17 de Diego Placente. Y Nicolás MarciparDefensa del Barcelona, ​​bajo la tutela de Pablo Aimar en la Sub 15, que se prepara para el Sudamericano de la categoría a fin de año.

La ciudad de Barcelona es la que acogió Lionel Messi Allá por el año 2000, cuando el actual mejor jugador del mundo era apenas un niño de 13 años que necesitaba crecer, hoy alberga los sueños de Marcipar, otra joya prometedora, aunque en otro sector del campo.

Javier Marcipar estaba en su Santa Fe Nació en 1999 cuando decidió probar suerte con una beca de estudios relacionada con su carrera: ingeniería. Joven, 28 años, recién casado con Muriel y sin hijosal recibir la confirmación de que podía seguir aprendiendo en Europa, no lo dudó y se trasladó a Barcelona, ​​donde comenzó a formarse en su campo y poco a poco a crecer profesionalmente, mientras descubría los paisajes y virtudes del Viejo Continente.

En 2001 formó su propia empresa de ingeniería y comenzó a instalarse en España. Javier se dedicó a fabricar estructuras hinchables para hangares y comercializarlas en diferentes partes del mundo, y le empezó a ir muy bien. Mientras tanto, nunca olvidó sus orígenes y su familia, y junto a su esposa viajaba a menudo a Santa Fe, la capital. Si bien su salida no se debió a la crisis de 2001, como pasó con tantos argentinos, se sintieron cómodos donde estaban sin tener del todo claro si el lugar era “para siempre”. Esto fue hasta que Muriel quedó embarazada en 2007 y fue cuando el entorno y el lugar se aprovecharon. Por la mencionada calidad de vida y seguridad en el día a día, se inclinaron por Cataluña para ser el lugar donde nacieran los bebés, porque no había uno, sino dos. Mellizos.

El 13 de febrero de 2008 nacieron. paula y nicolásel protagonista de esta historia, de quien se podría decir Por su lugar de nacimiento es catalán, aunque es muy argentino. Desde muy pequeño Nico demostró que era un adepto a los deportes y comenzó a apasionarse por el fútbol. los genes tatengues de su padre impactó por un lado, y por otro también el haber crecido en una ciudad tan futbolera en la que la imagen de Messi aparecía en cada esquina hasta su marcha al PSG para luego pasar al Inter Miami. Con el encanto del balón, los primeros toques de aquel pequeño rubio le hicieron descubrir que era zurdo. Y con ese pie hábil empezó a hacer de las suyas en el baby fútbol.

Nicolás puede jugar de lateral pero generalmente juega como segundo centralNicolás puede jugar de lateral pero generalmente juega como segundo central

Si bien Nico Marcipar empezaba a destacar con el balón, había otro partido que le gustaba: el ajedrez. Ya a los 5 años destacó y participó en torneos donde su maestra lo llevaba a competir con niños de hasta tres años mayores. a quien acabó superando en el tablero. Esa práctica, constancia, estudio y desparpajo le ayudarían incluso en el fútbol.

La familia Marcipar Idelsohn que formaron Javier y Muriel tenía mucho de argentinidad. Asados, milanesas, alfajores, dulce de leche y fútbol eran parte de nuestras costumbres, a pesar de estar a 10.000 kilómetros de distancia. En los primeros años de Nico, el barrio elegido fue Castelldefels, precisamente la misma zona en la que Leo Messi tiene residencia desde hace más de 15 años, un lugar con playa a media hora del centro. Pero entonces los cuatro se mudaron a Sant Cugat del Vallès, en la parte alta de la ciudad. Ahí fue donde Nico, al mismo tiempo que pensaba en competir en atletismoempezó a mover su pie izquierdo en los campeonatos oficiales de la Federación Catalana, con la camiseta de la Deportes electrónicos del FC Sant Cugat. Aquellos primeros torneos de la Liga Pre Benjamín de Fútbol 7 mostraron a una rubia, de apenas 6 años, que comenzaba a llamar la atención en el costado izquierdo de la defensa.

En “Sancu”, como llaman al club, jugó 4 temporadas; los dos de Pre Benjamín y otros dos de Benjamín. En ese último año fue cuando el amplio radar de la futbol Club Barcelona Dijo que había registrado al zurdo rubio, buena altura y con muchas ideas para salir al ataque, que llamó la atención a los 9 años en un barrio a 10 kilómetros de Camp Nou. Así le dijeron a su padre, Javier, que lo habían observado y que Le invitaron a una prueba de tres meses en la Ciudad Deportiva Joan Gamper. Tras estas prácticas llegó la confirmación de que el Barça quería contar con él en la temporada 2018/19. La idea del club era unirse a él y conocerlo, pero sin ninguna promesa de que su experiencia duraría más de un año. Las formas, necesidades y exigencias de uno de los clubes más importantes del mundo hacen que el mensaje sea directo a los chicos elegidos. Nico entendió esto y aceptó el desafío con el apoyo de sus padres. A partir de ese momento comenzó una etapa que Está en su cuarta temporada jugando como lateral izquierdo o como segundo marcador central. el puesto que más ocupaba.

Marcipar tiene un buen pase corto y un buen disparo a puerta, lo que le permitió marcar algunos goles.Marcipar tiene un buen pase corto y un buen disparo a puerta, lo que le permitió marcar algunos goles.

Esos primeros años, los de la categoría denominada Alevín (para niños de 10 a 11 años), fueron los primeros pasos de Nicolás con la camiseta blaugrana en el Fútbol 7, en el que destacó por su muy buen desempeño por el costado izquierdo, con un disparo potente que incluso le permitió marcar goles. Con el Alevín B, su equipo se proclamó campeón de Liga tras vencer al Español. Y con el Alevín A, aunque lideraban la tabla, el campeonato se suspendió con el inicio de la pandemia en marzo de 2020. El corte del fútbol base y el salto a una categoría superior, Infantil (para chicos de 13 y 14 años), representó un nuevo objetivo que Nico pudo conseguir: jugar la temporada por primera vez en Fútbol 11 con el Infantil B. Es que, como ya habían apuntado, cada temporada es una experiencia nueva y puede ser la última que no cumple con el rendimiento estipulado o que el club se encuentra, en otra parte del mundo, a través de su departamento de exploración, un mejor jugador en la posición.

nico Destaca por su forma de conducir el balón con la zurda desde el fondo de la cancha., algo que hace con comodidad y facilidad. Además de jugar en corto, tiene buen tiro para lanzar balones al espacio en busca de los laterales que suelen jugar en el Barça como parte de la fisonomía clásica de la cantera. En cuanto a la marca, en espacios pequeños mejoró mucho en recuperación y ofrece diversas soluciones. También se muestra potente en los duelos aéreos, aunque todavía necesita mejorar su cálculo a la hora de saltar.

Pero más allá del fútbolMarcipar es un chico con carácter, muy responsable, agradecido por donde está. Respetuoso con sus compañeros y con su entrenador, al que siempre escucha. Ve sus partidos en vídeo porque quiere mejorar y analiza sus jugadas y las de su equipo. Habla mucho en el campo con sus compañeros, aunque pueda parecer algo introvertido en el día a día.

Se conduce bien desde abajo y tiene una pegada interesante.Se conduce bien desde abajo y tiene una pegada interesante.

En cuanto a los jugadores que más observa en su posición, son Gerard Piqué, Clément Lenglet y Jordi Alba, ya que también es considerado lateral aunque está más consolidado como central izquierdo. Y en cuanto a los argentinos, siempre siguió Nicolás Otamendi.

Si alguien se pregunta si es más catalán que argentino, la respuesta está en cada partido que juega la Selección de Lionel Messi. Nico no lo duda y se viste con la camiseta albiceleste. De hecho, desde que nació sus padres gestionaron su nacionalidad argentina y su pasaporte. Marcipar estaba en el registro de jugadores en Europa de origen argentino que la AFA tiene en el Departamento de Movimiento Scout Internacional, quien lidera Juan Martín Tassi. Ya había puesto un pie en el predio de Ezeiza en julio del año pasado. Y puede tener su debut formal con la Albiceleste en el Sudamericano, si un campeón del mundo como Pablo Aimar lo elige para el plantel final.

Nicolás MarciparBarcelona FC

Categories: Últimas Noticias
Source: pagasa.edu.vn

Leave a Comment